6.2.14

Reseña Omens de Kelley Armstrong

SERIE: CAINSVILLE
  1. Omens
  2. Visions
  3. Deceptions
  4. Betrayals
  5. Rituals
Cuando teminó la serie Women of the Otherworld de Kelley Armstrong, me entristecí porque es una de mis favoritas pero comenzó a hablar de una nueva serie que tendría elementos sobrenaturales pero de una manera muy distinta a lo que nos había dado antes. El primer libro de esta serie salió hace unos meses y no compré de inmediato el libro, lo cual es raro en mí con esta autora. La verdad es que no llamaba tanto mi atención.

La perfecta vida de Olivia Taylor-Jones acaba de derrumbarse al descubrir que sus padres no son las personas con las que ha vivido toda su vida sino una pareja que han estado en prisión por más de 20 años. Ahora todos lo saben y es el chisme de la historia. La joven de 24 años se ve forzada a mudarse a Cainsville, una pequeñísima comunidad en las afueras de Chicago que tiene bastantes peculiaridades como que tiene gárgolas por todos lados, no hay iglesias y toda las personas, sobre todo los mayores, creen en los presagios y son igual de supersticiosos. Así que por este lado Olivia parece pertenecer en el pueblo porque aunque no sabe porque es muy supersticiosa y en su mente aparecen dichos sin que siquiera recuerde haberlos escuchado. Es como si tuviera una voz independiente dentro de su cabeza que le da pequeñas advertencias.

Esto le sirve mucho cuando comienza a investigar la razón por la que sus padres biológicos están en prisión. Pamela Larsen, su madre, asegura que ellos no deberían estar ahí así que junto con el abogado Gabriel Walsh comienzan a investigar y poco a poco encuentran pistas que los llevan a una conspiración que puede o no tener un enlace sobrenatural.

Generalmente en los libros paranormales donde la protagonista apenas está descubriendo que tiene algún poder es fácil adivinar lo que está pasando mucho antes que ella, pero en esta ocasión yo no había visto nada donde las nuevas habilidades tienen que ver con supersticiones y  presagios así que fue interesante ir conociendo con Olivia la capacidad de lo que puede hacer. Además es una protagonista inteligente y perspicaz y afortunadamente no tuvimos demasiada resistencia de su parte para usar ese aspecto sobrenatural dentro de ella. Al principio si fue un poco difícil relacionarme con ella porque algunas de las decisiones que tomó se me hicieron demasiado irracionales como por ejemplo alejarse de todos en su vida. Creo que exageró un poco con eso. Su mamá adoptiva no tomó muy bien la noticia de que Olivia era hija de unos prisioneros pero ella realmente no le da la oportunidad de aceptarlo y se va a tratar de cambiar su vida sin la ayuda de nadie. Pero esta actitud cambia y aunque sigue sin querer mezclar su nueva vida con la anterior, la chica demuestra que es capaz de valerse por sí misma y esto deja de ser un problema.

El protagonista masculino, Gabriel, fue una bocanada de aire fresca porque es muy diferente a los personajes masculinos de las novelas juveniles. No es el típico chico guapo que trae a la protagonista cachetenado las banquetas. Se nos muestra como un hombre enorme, alto y fornido que parece guardaespaldas. Y es un abogado que se aprovecha de su tamaño para que los demás hagan lo que quiere. Es muy pragmático y no anda de coqueto con todas y eso me agrada. Me recordó a cierto lobito huraño así que me encantó.

Y algo que no extraño de las novelas juveniles cuando leo un libro adulto es el amor a primera vista. Supongo que existe la posibilidad de que estos dos personajes se junten eventualmente pero por ahora eso no está en las cartas. Y no extrañé el romance.

Otra cosa que me gustó es que cada dos o tres capítulos de primera persona, había un pequeño apartado dedicado a otra personaje  que sólo muestra su impresión de algo que pasó. Esto ayuda a ver lo que los demás piensan y sienten con el evento. Además me hizo darme cuenta de lo mucho que perdemos en primera persona, no sentimos tanta empatía por otros personajes. Por ejemplo cuando Olivia va a pedir trabajo a una cenaduría, de reojo conocemos a una mesera que parece ser torpe y que no trabaja bien, y no me hubiera dado la más mínima pena si la hubieran despedido, pero un sólo y pequeño capítulo me hizo ver lo que había en su pasado y me hizo sentir pena por ella.

El elemento de misterio se manejó muy bien y aunque al final sentí raro que la solución pudiera ser sobrenatural (como es tan poco este elemento a veces me desconcertaba cuando aparecía), te mantiene dando vuelta a la página y hasta me tenía leyendo en la oficina en lugar de trabajar XD. El libro me gustó bastante lo cual me hace muy feliz porque después de haber leído el primer libro de The Blackwell Pages de la misma autora como que me había decepcionado un poco así que de nuevo estoy feliz de la vida con Kelley Armstrong y ahora me queda leer Sea of Shadows para haber iniciado todas sus nuevas series.



Le doy 4.5 haditas a Omens y creo que fue un buen inicio a la serie Cainsville. Ya quiero leer Visions para saber que más le va a acontecer a estos interesantes personajes.
Saludos!!

3 comentarios:

  1. No lo conocía pero me lo apunto que pinta muy bien ^^
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Yo le tenia un poquito de miedo a este libro, porque se salia de lo que estoy acostumbrada a leer de ella, hombres lobos, brujas, hechiceros, necromantes, etc., pero he leido algunas reseñas que lo recomiendan, asi que espero leerlo pronto. :)
    Muy buena reseña!

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada PERO NADA de esta autora pero nunca es tarde para comenza, ahahaha... me acabó de convencer con "un hombre enorme, alto y fornido que parece guardaespaldas. Y es un abogado que se aprovecha de su tamaño para que los demás hagan lo que quiere."

    ResponderEliminar

Me encantaría saber lo que piensan, así que dejen un comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Bloglovin

Follow on Bloglovin Follow on Bloglovin

Soy

Mi foto
Una ávida lectora y compradora compulsiva!!!

Enlázame

Mavel's Ramblings

Orgullosa

Orgullosa

Archivo

Muero por

Participo en